lunes, 7 de septiembre de 2015

piNOchet

Carlos Caszely

El 11 de septiembre de 1973 Augusto Pinochet llevó a cabo un golpe de estado en Chile que acabó con el gobierno de Salvador Allende (y con el propio presidente) y sumió al país en una durísima dicatdura (si es que se puede hablar de dictaduras "blandas") que duró 17 años. En 1988 hubo un referéndum para decidir si el dictador seguía en el poder o se convocaban elecciones democráticas. Ganó el "NO" por poco, pero ganó. La ilustración de esta semana viene a cuento porque Carlos Caszely, futbolista chileno que pasó por las filas del Levante durante la década del 70, fue uno de los activistas por el NO. En una entrevista por las fechas del referéndum, el público se enteró de las torturas y vejaciones sufridas por la madre del futbolista, razón por la cual Carlos se oponía frontalmente a la dictadura. En 1974, poco antes de salir rumbo a Alemania a disputar el mundial, el equipo era recibido por Pinochet y, según la leyenda, Caszely le niega el saludo al tirano. Según el propio jugador "solo le evitó el saludo". Un jugador con huevos, comprometido de verdad. Por desgracia, pocos jugadores se mojan y dicen lo que piensan. Quizás los patrocinadores y el marketing pesan más...