viernes, 18 de diciembre de 2015

La Democracia

Sócrates
Sócrates, además de un filósofo ateniense, fue un futbolista brasileño. Una leyenda del fútbol mundial que paseó su juego por las canchas de Brasil e Italia. Tenía un talento que le hacía diferente, era un crack. Y fuera de las canchas también era un tipo diferente, muy diferente. Se declaraba de izquierdas y militó en el Partido de los Trabajadores de su país natal. Así, sin callarse nada. Decía lo siguiente en una entrevista a la BBC: 

«La gente me dio el poder como un futbolista popular (...) Si la gente no tiene el poder de decir las cosas, entonces yo las digo por ellos. Si yo estuviera del otro lado, no del lado de la gente, no habría nadie que escuchara mis opiniones».

Esto le llevó, entre otras cosas, a pedir activamente la vuelta a la democracia en Brasil durante la dictadura militar de los años 80. También se hizo famoso por la otra democracia, la futbolística, ya que en su querido Corinthians fue uno de los activistas de la "Democracia Corinthiana", en la que los miembros del equipo decidían por consenso sobre el funcionamiento del club. Le gustaba el arte, la música y la literatura. Era médico. Algo inaudito hoy en día. Lo dicho, un tipo diferente.
Este domingo hay elecciones generales. No en Brasil, sino en España. Mójese, vaya más allá. Piense en la democracia.