lunes, 19 de octubre de 2015

¿Y a vos quien te conoce?

Luis Alberto Landaburu

Hay jugadores que llegan a ser famosos. Ricos y famosos. Los ves hasta en la sopa, se convierten en referentes para los niños y son idolatrados. Muchos llegan a eso pero hay muchos otros que no. 
Hay tipos que juegan al fútbol, sin más. Tipos que cada partido salen a dar lo mejor de sí. Luchan, se cabrean, sangran, festejan. Pero saben que nunca llegarán a ser portada de revista. Nunca serán esos jugadores que son la imagen de un producto. Nunca verán a los niños con su nombre impreso en la espalda.
Pero déjenme decirles algo: esos tipos son los que hacen el equipo. Son los que se parten la cara por su equipo y luchan hasta el final sabiendo que tan solo un puñado de hinchas, con suerte, se lo agradecerán. 
En la ilustración de ésta semana ilustro a Luis Alberto Francisco Landaburu. Este arquero vivió a la sombra de un gran jugador, Ubaldo Matildo Fillol. Ser arquero suplente de un mito te convierte en eso, en un semi desconocido. En un jugador en la sombra. En un tipo al que nadie ve y nadie conoce. Alguien que solo está deseando jugar al fútbol. No quiere fama, solo quiere jugar. Y le da igual que, saliendo del vestuario, alguien buscando un autógrafo le esquive y le diga "¿Y a vos quien te conoce?".