viernes, 12 de febrero de 2016

It must be love...

Laurent Blanc y Fabien Barthez
18 años pasaron del Mundial de Francia. Aquel torneo que ganó el equipo local contra la favorita Brasil. Dos equipazos frente a frente y las famosas convulsiones de Ronaldo (el bueno) antes de saltar al campo en la memoria de los hinchas. Muchas leyendas corrieron en torno a aquel suceso. Casi tantas como las que se crearon en torno a una escena que se veía justo antes de que Francia jugase sus partidos en aquel torneo. Laurent Blanc se acercaba cariñosamente al portero Fabien Barthez y le besaba la calva. Así, discretamente pero con amor. El porque de ésta cábala sigue siendo un misterio, porque ni el portero ni el defensa reconocen el origen de todo esto. Solo sabían que les traía suerte y que les entonaba antes de cada partido. Y tanto, porque llegaron a ganar el Mundial de Fútbol. No sería solo por esto pero algo haría. En estas fechas tan románticas valía la pena rescatar ésta romántica anécdota. It must be love...