viernes, 5 de febrero de 2016

Huevos en Mestalla

Guus Hiddink

Arnhem es una pequeña ciudad situada al sureste de Amsterdam, en Holanda. Durante la Segunda Guerra Mundial fue víctima de cruentos combates entre los soldados nazis y los aliados por el control de un punto estratégico en dicha ciudad. Como a muchas otras poblaciones, este tipo de situaciones, dejó una profunda huella que quedaría en la memoria de sus habitantes durante mucho tiempo. Guus Hiddink, cuya familia proviene de esa ciudad, es una de esas personas que quedaron marcada. Fue jugador de fútbol antes de entrenador (muy bueno, por cierto) y su vida siempre ha estado ligada a este deporte. Una de sus etapas como "míster" le llevó a los banquillos del Valencia Club de Fútbol. En el invierno de 1992 y a muchos kilómetros de Arnhem, Guus tuvo un feo "flashback" en Mestalla. En un partido contra el Albacete Balompie, unos ultras (unos descerebrados) decidieron colgar una bandera con una cruz esvástica en una de las alambradas del campo. Hiddink, según cuentan las crónicas de la época, fue tajante: hay que retirar ya esa bandera. Se negaba a jugar el partido con eso a la vista, exhibiéndose como un trofeo. "Yo estoy seguro de que los chicos no saben lo que representa para mucha gente ver un banderín con estos símbolos", dijo al diario El País en su momento. Guus fue valiente, tuvo lo que se llama en jerga futbolera "huevos". No podía soportar revivir algo así después de tanto tiempo y tan lejos de su casa. No en un estadio de fútbol. Gracias, Guus.