jueves, 20 de octubre de 2016

La fe mueve montañas (y millones)

Kaká

Siempre se ha dicho que las personas necesitamos creer en algo. Algo que nos haga creer en el más allá, en una fuerza todopoderosa o en un Dios omnipresente. 
La religión (por dar un nombre a esa creencia) ha sido, es y será el opio del pueblo. Una manera de controlar a la gente y de hacerles sumisos y obedientes. Ya desde tiempos inmemoriales la gente temía la ira de los dioses ante comportamientos inadecuados (para quien dictaba las reglas) o el pecado. Algo que con el tiempo no ha cambiado mucho, pese a que cada vez más la gente puede acceder a más y mejor información y puntos de vista contrastados sobre muchos temas, siendo la religión uno de ellos. 
Un colectivo muy tocado por la religión parece ser, precisamente, el de los futbolistas. Jugadores que mientras se aferran a su Ferrari, abrazan la medalla de tal o cual virgen, o que mientras se pegan fiestones con modelos despampanantes se santiguan al saltar al terreno de juego. Así de hipócrita se puede ser, diablo y santo al mismo tiempo (me recuerda al vídeo del Festival Erótico de Barcelona del que tanto se habla en estos días). 
Kaká, el talentoso futbolista brasileño que ahora gana dólares juega en la competitiva liga de fútbol de EEUU, es un ejemplo de ello. El tipo juega muy bien y cada vez que marca un gol enseña al mundo entero su camiseta de "I belong to Jesus" mientras señala el cielo con sus deditos, al igual que muchos otros deportistas profesionales. Su mujer llegó a decir que "Dios colocó el dinero (65 millones de euros) en el Real Madrid" para que pudiese fichar a su marido. Así de sencillo. Y claro, nuestro personaje de la semana tenía que redimirse con su famosa camiseta en cada ocasión que se le presentase. Millones y religión demuestran así que no tienen porque estar reñidos.
La fe mueve montañas (y millones).

Para realizar la ilustración de Kaká me basé en una fotografía del jugador. Hecha íntegramente a lápiz (mi habitual portaminas), entinté todo el dibujo e hice las letras de su camiseta menos la palabra "Jesus". Para colorear utilicé rotuladores Deleter Neopiko. Tras escanear y retocar la ilustración, en Adobe Photoshop añadí una antigua ilustración del personaje Borat en la camiseta del futbolista.