jueves, 22 de septiembre de 2016

Murciélagos muertos

Pako Ayestarán
En el fútbol, como en muchos otros aspectos de la vida, hay cosas que ves venir a kilómetros de distancia. Un talento, un juvenil que promete mucho, un partido que será apasionante... o el cese de un entrenador. 
Suele decirse en el fútbol actual (el llamado fútbol moderno) que el entrenador, además de saber entrenar, debe de ser un "psicólogo" y tener "feeling" con los jugadores de que dispone. 
Cualquier entrenador, para llegar a serlo, ha debido de beber mucho fútbol durante mucho tiempo para poder ejercer. Pero claro, una cosa es la teoría y otra la práctica. Porque un buen entrenador sabe como armar el equipo y la táctica en función de la plantilla disponible. Es muy bonito querer jugar al "tiki-taka"cuando tienes una plantilla como la del Barça (por ejemplo) pero no tanto cuando tienes a once cavernícolas. 
Pako Ayestarán ya es historia en el Valencia. El vasco, con unas ideas muy claras a priori, no supo transmitir lo que quería a sus jugadores. O eso, o ellos no supieron entender su mensaje. O hay una tercera posibilidad: que Pako pretendiese que sus jugadores hicieran algo que ellos no sabían (o no querían) hacer. Es decir, si me pones a mi en lugar de a Messi y pretendes que haga lo que hace él, lo siento pero no. Pondré ganas, entrega y garra pero ese talento, además de tenerlo, se trabaja durante años. 
Todo esto juntado a una cuestionable planificación con salidas y llegadas a última hora de la plantilla hicieron que el "proyecto" hiciese aguas. Ningún punto en cuatro partidos provocaron el cese del entrenador.
Y ahora en el Valencia la cosa pinta mal. Parece que solo se ven murciélagos muertos.

Esta ilustración fue realizada a lápiz con una fotografía de referencia. Tras ello procedí a entintarla, luego borré el lápiz y escaneé la ilustración. Ya en Illustrator utilicé la herramienta calco interactivo para definir las líneas y pintura interactiva para colorear. Las sombras las hice con el mismo programa utilizando una tableta Wacom. El murciélago no lo hice yo, es un logo de Batman que conseguí en internet.