jueves, 15 de diciembre de 2016

One-Club man

Xabi Prieto
La expresión inglesa "One-club man" hace referencia al jugador que ha desarrollado toda su carrera profesional en un mismo club (por lo general suele ser el club donde se formó). Ahora piense en el club de sus amores y nombre a un jugador de la actual plantilla al que se le pueda colocar esa etiqueta. Difícil, ¿verdad?. Según la web Wikipedia en España hay, actualmente, 5 privilegiados que pueden presumir de ello. Uno de ellos es Xabi Prieto, capitán de la Real Sociedad de San Sebastián. 
Xabi lleva más de 400 partidos oficiales defendiendo los colores del club que le vio nacer profesionalmente. Curiosamente nunca ha sido convocado por la Selección Española de fútbol. Calidad no le falta para haber podido jugar con "La roja". Pero esa es otra historia. 
¿Porque en la actualidad no abundan éste tipo de jugadores? Hace poco leí (y siento no poder citar la fuente, aunque se puede ver buscando en la web) que en el Valencia, por ejemplo, la media de antigüedad de los jugadores es de 2 años. En el fútbol actual puede parecer mucho pero la realidad es que no llega a ser tiempo suficiente como para que el jugador se sienta identificado ya no solo con unos colores sino con una filosofía, con una tierra y una historia detrás de la entidad a la que representa. 
En el fútbol moderno, en el que los jugadores no tienen uno sino varios representantes, parece estar claro que cada traspaso y/o cesión es una forma de ganar y hacer ganar dinero. El jugador que desea echar raíces en algún sitio (que debe de haberlos) se ve presionado, cuando no obligado, a cambiar de camiseta tanto como de ropa interior. Y encima le obligan a besarse el escudo en la presentación con su nuevo público. De locos. 
Por suerte siguen resistiendo. Son como aquella aldea de irreductibles galos que resiste todavía y siempre al invasor. Son los "One-Club man".

Para la ilustración del jugador utilicé acuarelas. La técnica fue crear las manchas de la cabeza, los brazos y la camiseta con acuarelas y luego ir dibujando con lápiz y tinta de Faber-Castell los rasgos de la cara. El sombreado de la barba y los ojos está hecho con rotuladores Letraset Promarker.