jueves, 1 de junio de 2017

Er Pupone

Llega el verano, ese incómodo lapso de tiempo en el que el fútbol descansa demasiado (por lo menos para nosotros, los futboleros). Salvo algún gran torneo estival, suele ser un momento de reflexión y de hacer balance de la temporada. Unos se van, unos vienen, otros lo han hecho genial y a otros se les señala la puerta de salida.
Pero también están los siempre amargos finales de carrera. El famoso cuelgue de las botas. Los futbolistas que por uno u otro motivo deciden dejar de ser jugadores profesionales. Porque futbolista lo serán toda la vida, no es algo a lo que se pueda renunciar. Los hay que deciden acabar su carrera por alguna lesión o por no encontrar equipo. Y luego están las leyendas. 
Esta semana hablo de Francesco Totti. El talentoso futbolista italiano ha decidido poner punto y final a su trayectoria en las canchas por un tema de edad. Con 40 años y cientos de partidos y goles a sus espaldas, el cuerpo pide descanso y un poco de tranquilidad. Lo curioso en la trayectoria de 25 años como futbolista profesional de Totti es que siempre han sido vistiendo los colores del mismo club, el naranja de la Associazione Sportiva Roma. Si ya es difícil encontrar a un futbolista fiel a unos colores en divisiones inferiores, que Totti lo haya sido en un club de los llamados "grandes" de Italia (y quizás hasta de Europa) dice mucho de él y del club que defendió.
El llamado "fútbol moderno", en el que el futbolista es pura mercancía utilizada para ganar dinero, se caracteriza precisamente por hacer que un jugador se mueva de aquí para allá asesorado por su séquito de representantes que ven en cada traspaso o cesión un nuevo filón para llenar de dinero sus bolsillos. Ningún futbolista dura más de un par de años en el mismo equipo. Los hinchas no tenemos tiempo de cogerles cariño y sentirles como parte del club. Por suerte existen tipos como Totti, que rechazó suculentas ofertas para ir a jugar lejos de su querida Roma, que se enamoró de su ciudad, de su equipo y de su gente, y que no quiso venderse por un puñado de euros. ¿A quien no le gustaría tener un Totti en su equipo?

Francesco Totti es una ilustración de una serie que hice de "Cracks Mundiales". Es una ilustración hecha con portaminas y tinta. Tras el escaneo la trabajé en Adobe Illustrator. La textura de la barba la hice con el mismo programa para darle más realismo a la imagen. El mote del jugador lo puse bajo la ilustración con el color naranja de la Roma.