jueves, 8 de junio de 2017

La poción mágica

Gary Lineker, célebre futbolista inglés que jugó en el Barcelona español del siglo pasado (entre otros equipos), dijo en una ocasión: 
" El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once, y siempre gana Alemania. "
 Es una muletilla en el fútbol que sale a la luz siempre que ganan los alemanes, aunque no son los únicos. Brasil, España, el Madrid o el Barcelona también son de esos equipos que "siempre ganan" y al hincha que ama otros colores el tema le cansa. Por mucho espectáculo que den, por muchos récords que rompan, uno siempre quiere que su equipo llega arriba del todo y gane "a los de siempre". No quiere quedarse atrás. Y es por eso que muchos equipos juegan con sus propias armas. A falta de un once lleno de estrellas o con un presupuesto más propio de un equipo de barrio, sale a la luz el ingenio. ¡Ojo! No estoy hablando de trampas o juego sucio, más propio del Estudiantes de la Plata de Bilardo (y que podría discutirse si jugar así era una táctica), sino de pequeñas triquiñuelas, ases en la manga que algunos equipos saben jugar cuando mejor les conviene. Por poner un ejemplo ilustrado, hablo de Bolivia. Casi cualquier futbolista que haya tenido que jugar un partido en la altura de La Paz, a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar, ha sufrido el llamado "mal de altura". Es la falta de adaptación a la hipoxia (falta de oxígeno) de la altitud. Imagine hacer deporte al máximo nivel y que comience a faltarle el oxígeno. Una locura, ¿no?. Tradicionalmente Bolivia no ha tenido equipos muy fuertes ni competitivos, tanto a nivel de clubes como el propio seleccionado nacional. Pese a ello, cualquier rival que haya hecho el ridículo en La Paz (si "googlea" encontrará muchos ejemplos) suele acusar directamente a la altitud. Es por ello que la FIFA, la tan sensata y coherente FIFA, quiso prohibir jugar partidos a más de 2.500 metros por dicho tema. El revuelo, por supuesto, fue considerable. Incluso el presidente boliviano, Evo Morales, logró el apoyo de numerosas personalidades para pelear contra dicha prohibición (Maradona se apuntó, claro). La sangre no llegó al río (pero si a la cabeza) y La Paz sigue albergando partidos oficiales (suele ser sede de la selección cuando juega de local en su país). Y Bolivia sigue siendo segundo por la cola en la clasificación mundialista de Sudamérica. Pese a la altitud de La Paz. Alguien pensó que era la poción mágica, pero resultó que no. Aún así, es su "As" en la manga.

La ilustración de Evo Morales fue hecha con tinta Faber-Castell y rotuladores Kuretake ZIG. El propio sombreado también fue hecho con rotuladores. La ilustración no tiene retoques salvo un equilibrio de color con Adobe Photoshop.