jueves, 29 de junio de 2017

El verano de los futbolistas

Neymar
Oficialmente, en el hemisferio norte, estamos en verano. Es esa estación del año difícil de asimilar por los que amamos este deporte porque pasan cosas que no pasan el resto del año. Hay grandes torneos, grandes fichajes, hay pretemporadas con partidos morralleros, polémicas y noticias de relleno en los medios que tienen que llenar páginas hablando de fútbol cuando no hay partidos de fútbol sobre los que hablar. Este verano, el de 2017, además solo se juega la Copa Confederaciones, esa antesala al Mundial que solo sirve para cabrear a los futbolistas que no pueden tomar sus merecidas vacaciones. ¡Pobres tipos!
Porque, ¿que sería de la prensa en general si, llegado el verano, no pudiesen hacer una minuciosa cobertura de las vacaciones de los futbolistas? Es también un momento importante y más bien previsible en el mundillo del fútbol. Si el día de mañana me convirtiese en paparazzi y tuviese que ganarme las castañas siguiendo a los futbolistas durante el verano, solo tendría que moverme entre Ibiza, Marbella y el Caribe. Así de simple y llana es la cosa. ¿O acaso pensaba que con la de dinero que entra en la cuenta corriente de estos modernos gladiadores se iban a tomar la molestia de empaparse de cultura y saber? ¿Habrá algún fotógrafo a las puertas del Louvre esperando ver a las estrellas del PSG? ¿Sabrá Cristiano Ronaldo por donde está la puerta del Museo del Prado? ¿Sabrá Messi que la Sagrada Familia no es la suya? No, señor lector, el futbolista medio solo quiere salir a mostrarse con su yate rodeado de séquito y familia. Ser capturado por las cámaras de prensa rosa luciendo palmito y novia (o ligues, como en la ilustración de Neymar) y tras un par de semanas volver al ruedo es algo a lo que aspiran muchos futbolistas. Dios le da pan al que no tiene dientes y las estrellas de las grandes ligas europeas son una muestra de ello. Quizás las inquietudes de esta gente se limiten a eso, a lo previsible y estipulado y no sepan (o no quieran) lo que hay fuera de la burbuja en la que se mueven. Como en el caso de Neymar, solo querrán seguir viviendo a base de hat-tricks. Dentro y fuera de la cancha. ¡Feliz verano!

Ilustración hecha con tinta, acuarelas y rotuladores. El cuerpo de Neymar lo coloree con acuarelas y a partir de ahí fui realizando el resto de la composición. Las chicas del fondo las dejé en blanco y negro para resaltar la figura del futbolista. Las manchas de la gorra también las hice con acuarelas. Le di contraste a la composición con Adobe Photoshop y dejé el fondo completamente blanco.