jueves, 12 de julio de 2018

Mundial 2018: Inglaterra

Jamie Vardy
Es una selección casi fija en los Mundiales de fútbol pero salvo en aquel torneo celebrado precisamente en su casa en 1966, Inglaterra casi nunca partía como favorita. Las cosas han cambiado y en este Mundial 2018 se hizo un hueco entre los grandes. Parece lógico, la Premier League se ha convertido en una de las ligas de fútbol más potentes (sino la que más) en muchos sentidos. Competitividad entre casi todos los participantes, poderío económico y una cantera muy trabajada. Ese cóctel, más allá de cómo acabe Inglaterra el Mundial, da como resultado una selección fuerte. Quizás no ofrece el mejor juego o espectáculo pero los resultados están ahí. Suerte para los inventores del Deporte Rey.
Tras haber ilustrado hace tiempo a Harry Kane, quería ampliar el abanico de futbolistas británicos y elegí a Jamie Vardy. Pese a no haber contado con muchos minutos durante el torneo, las cifras y el olfato goleador del delantero del Leicester bien merecían la ilustración. El tipo llegó a donde llegó por méritos propios. Siempre me llamó la atención esa pinta de macarra que tiene Vardy. Con su cara tan particular, quería centrarme en ella. Vi una fotografía suya celebrando un gol con las manos en las orejas y me pareció gracioso. La hice a lápiz y tinta y la escaneé. En Adobe Illustrator la limpié un poco y le di color. Jugué un poco montando un collage con texturas y un sello de correos de Gran Bretaña que había escaneado hacía tiempo.