jueves, 28 de julio de 2016

Amor a primera vista

Julián López
El fútbol es un deporte que se juega con cabeza pero que se siente en el corazón. Digo esto porque la lógica mandaría que el equipo de fútbol que vas a apoyar el resto de tu vida (si, es así de claro. Si cambias de equipo no amas este deporte) es el de tu lugar de nacimiento o, por lo menos, donde has echado raíces durante mucho tiempo. Quien escribe e ilustra esta entrada es un claro ejemplo: nacido en una localidad de Málaga y sin ninguna afinidad hacia el Málaga Club de Fútbol. Ojo, ni me cae mal ni nada por el estilo. Simplemente no me transmite nada (quizás me llegó a gustar en aquella época de Darío Silva y Dely Valdés o cuando lo dirigió Pellegrini, pero solo eso). ¿De que equipo me enamoré? Pues del Valencia, la ciudad en la que acabé echando raíces (también soy de River Plate, de mis años en Buenos Aires).
Con esto pretendo dar sentido a esas situaciones aparentemente absurdas, en las que alguien de una punta del planeta se enamora hasta los huesos de un equipo de la otra punta. El caso ilustrado es el del cómico Julián López, un tipo nacido y criado en un pequeño pueblo de Cuenca pero muy aficionado al Athletic Club de Bilbao. ¿Como puede ser eso? Según explicaba él mismo en ésta entrevista al diario El País, "por su romanticismo". Un club con una filosofía muy clara te enamora de un flechazo.
El ejemplo es claro, te enamoras de unos colores, una filosofía, unos jugadores que has visto en un momento determinado de tu vida (normalmente durante la niñez), de un equipo al que tu círculo de amigos y familiares te han expuesto. Y es así, te enamoras y punto.
Alguien podría pensar que si no tienes un gran equipo cerca de donde vives sueles decantarte por un "caballo ganador" (en el caso español, Barcelona o Real Madrid) pero dejen que les diga que no es cierto. Quien ha vivido en Argentina, por ejemplo, sabe que cualquier equipo de las categorías mas bajas tiene su nutrido grupo de hinchas, dentro y fuera de las gradas.
El fútbol es así, un amor a primera vista.